Home | Ruta | Historia | Etapas | Vía Marítima | Caminos | Ruta Jacobea | Rutas de Francia | Transiberiano

La Ruta de la Seda
Por la Senda de las Caravanas

Una red de rutas comerciales entre Asia y Europa extendida desde Chang'an, actualmente Xi'an en China, Antioquía en Siria y Constantinopla, actual Estambul en Turquía, hasta las puertas de Europa, llegando hasta la Península Ibérica en el Siglo XV.
La legendaria vía que llevó conocimientos y mercancías a través de las montañas y los desiertos de Asia Central tuvo un profundo impacto en la historia y la civilización de los pueblos euroasiáticos y sigue siendo hoy una encrucijada de culturas.


La Ruta de la Seda

La Ruta de la Seda ha seducido desde siempre a comerciantes, aventureros, escritores y viajeros. Durante siglos, las caravanas repletas de especias, seda, porcelana y té conectaban China con el Mediterráneo. Esta vía comercial que unía China con el Mediterráneo, fué utilizada desde los primeros siglos de nuestra era hasta principios de la edad moderna. Las caravanas que recorrían la Ruta de la Seda partían de Antioquía y Tiro, y a través de Mesopotamia llegaban a Irán, Khorasan, Turkmenistán y Bactriana, desde donde se dirigían a Samarkanda y la ciudad china de Kashgar ó Qashqar. En Kashgar la ruta se ramificaba:
• La vía del Norte a través de Karakorum, conducía a Karashar ó Qara Shar y Turfan.
• La del Sur seguía la cuenca del río Tarim.
Ambas rutas se encontraban nuevamente en Lob Nor ó Lob Nuur para seguir a Kancheu ó Zang Ye, Pekín, Nanjing y Hangchou.
Las dinastías chinas siempre procuraron controlar la cuenca del Tarim, para mantener el monopolio del comercio. Estas rutas comerciales permitieron la expansión de las doctrinas budistas (Siglo II) y más tarde, el nestorianismo (Siglo VII). Cuando China dejó de controlar las vías comerciales, el comercio decayó en gran medida. Durante la Edad Media, ya fuera bajo el control musulmán, turco o mongol, el comercio de productos de lujo siguió teniendo gran importancia. Los productos que llegaban de Occidente eran principalmente ámbar, coral, tejidos de lana, etc., cambiados por piedras preciosas, especias, ébano, perlas o seda.
Las ciudades de Osh (Kirguizistán), Jiva, Bujara y Samarcanda, en la actual República de Uzbekistán, recuerdan la época más esplendorosa de Asia Central, cuando las caravanas que unían el mar de China con el Mediterráneo transportaban mercancías y conocimientos.

Ver Uzbekistan ó China

Historia

En 1870, fué el geógrafo alemán Ferdinand von Richthofen, quien dió el nombre de la "Ruta de la Seda" a esta via comercial ya que era el principal producto comercializado en ella, la mercancía más prestigiosa de aquel entonces, ya que su fabricación era un secreto que sólo los chinos conocían. Sin embargo, la ruta también era célebre por el intercambio de oro, plata, perfumes, tintes, telas, ambar, marfil, coral o vidrio. En el Siglo XV, con el descubrimiento de otras rutas maritimas, quedó relegada a un segundo plano. Tras su declive, la Ruta de la Seda volvió a cobrar importancia por los hallazgos arqueológicos realizados en el Siglo XIX.

Paisajes exóticos, extensas llanuras, inhóspitos desiertos, altas montañas, dunas, oasis y ciudades que florecieron a la par que la Ruta de la Seda, perfilan un recorrido compuesto por más de un camino. Favoreció no sólo el intercambio de mercancías, sino también de culturas, civilizaciones, religiones, ideas y saberes. Escenario de guerras y epidemias, por él transitaron soldados, comerciantes, eruditos y filósofos.
Sus más de 9.000 kilómetros sirvieron para unir originariamente la ciudad italiana de Roma y la china de Xian, cruzando, entre otros, países como Turquía, Irak, Irán, Uzbekistán, Turkmenistán y China. Toda una aventura, que sin estar exenta de peligros, ha dejado un importante legado arqueológico e histórico. Recorrer la Ruta de la Seda es regresar a la Antigüedad.

Las etapas

A lo largo del trayecto de esta gran ruta comercial, repleta de historias, florecieron numerosas ciudades que abastecían y eran lugar de descanso de los viajeros. El punto de partida se sitúa en China, en la antigua Changan, Xian, desde donde partieron los primeros mercaderes.
• La ciudad de Yarkand, visitada por Marco Polo en dos ocasiones (1271 y 1275), sigue siendo uno de los enclaves comerciales más importantes de la región autónoma de Xinjiang y uno de los centros musulmanes de mayor importancia en la República Popular China.
Dunhuang, antiguo oasis rodeado por los desiertos de Gobi y Kumtagh, era otro de los grandes altos en el camino.
Rodeando la cuenca del río Tarim, llegaba el momento de decidir si atravesar el desierto de Taklamakan** por el Norte o el Sur. En la zona Norte se encuentran Turfán y las Montañas de Fuego, mientras que al Sudoeste se encuentra el oasis de Kashgar, puerta de entrada para el viajero procedente del Oeste.
** El nombre de este desierto significa «quien entra no consigue salir» en iugur, la lengua de la etnia turcomana que habita en las actuales regiones autónomas de Gansu y Xinjiang.
Kashgar, la actual Kashi, en China, punto de encuentro de los itinerarios Norte y Sur de las caravanas que bordeaban el Taklamakán procedentes de la India, Afganistán, Tayikistán y Kirguisistán, era el otro extremo de la Ruta de la Seda en el territorio chino y, por tanto, el primer encuentro directo para las mercancías, las ideas y las religiones entre China, Occidente y el Sur de Asia.
Superada la “prueba”, al otro lado esperaban los más de 4.000 metros de altura del puerto de montaña de Pamir, que daba paso a dos de las ciudades más importantes de la ruta: Samarcanda y Bujara, en Uzbekistán.
También las ciudades turcas de Izmit, Iznik, Estambul, la antigua Constantinopla, y Edirne, integraron esta “Ruta de la Seda”.

Ver Turquía

Vía marítima

Durante siglos, la Ruta de la Seda por mar conectó Oriente Medio con China a través de los puertos de la India. Siguiendo los vientos monzónicos estacionales, los marinos y mercaderes unían Oriente Medio con China, pasando por la India y haciendo escala en muchos puertos de la ruta.

Home | Europa | Africa | América | Asia | Oceanía | Islas Exóticas | Polinesia
 
Menú
América del Norte
Centro-América
Caribe
Sudamérica
Africa
Asia
Sudeste Asiático
Escandinavia
Países Bálticos
Rusia Imperial
Europa Continental
Europa Central
Europa Mediterránea
Tierra Santa
Oceanía
Polinesia
Islas Exóticas
Civilizaciones Antiguas
Maravillas de Asia
Capitales Europeas
Caminos y Rutas
Cumbres Borrascosas
Volcanes
Desiertos
Home
 
Ads